Castillos y plebeyas || Reseña con Puntos y Todo || Castles of Bla Bla Bla

Castles of Mad King Ludwig alías “Voy a construir un castillo raro de cojones”

Un día te levantas por la mañana y dices, voy a invadir Polonia, pero en este caso nada trata de invadir Polonia por muy divertido que sea.

Aquí nos ponemos un tile cuadrado y ya veremos luego

Estreno esta sección de Reseñas con Puntos y Todo porque desde hoy voy a tener horas libres y me da que van a haber mas de una de estas.

Hoy venimos a hablaros de un juego recién probado y traído de Essen 2014. Este juego es Castles of the Mad King Ludwig.

Ya os pusimos un video sobre él en otro artículo pero ahora vamos a haceros una pequeña reseña escrita porque me he levantado con el pie cambiado y me da la real gana. Si en un futuro me sigue dando la real gana, seguiré con unas reviews de estas Escritas.


Castles of the Mad King Ludwig es un juego de construcción de castillos (como Exxin pero en 2D) donde desempeñamos el rol de un constructor a las ordenes de un Rey Loco (que existió en la realidad) y trataremos de crear el castillo mas enrevesado y absurdo de la historia.

Para empezar lo que viene en el lomaco de la caja es lo siguiente:

Jugadores: 1-4
Tiempo de Juego: 90 Minutos
Edad: 13+

Lo primero que haremos en el juego será colocar los tableros de juego, un poco incómodos eso si, pero tienen una manera de colocarlos. El contador de puntos, la zona de mercado y favores del rey, y las dos zonas de los distintos tamaños y formas de las habitaciones (así como sus correspondientes cartas). Una vez separadas las habitaciones, y dependiendo de los jugadores, retiraremos un número de habitaciones de cada montón. Después de esto lo que haremos será dar un color a cada jugador y elegir al azar el Maestro Constructor en el primer turno. Este jugador será el encargado de sacar nuevas habitaciones y colocarlas donde el crea correspondiente en el mercado, cada una con un precio distinto. Hecho esto, se procede a la compra desde el jugador a la izquierda del Maestro, se van comprando las habitaciones que se quieran o los pasillos y escaleras (que siempre valen lo mismo), pero excepto el Maestro Constructor que su pago lo hace a la Banca, todos los jugadores pagan al mismisimo Maestro. La otra opción es pasar de darle dinero al usurero de turno y recibir 5000 pero no compraremos habitación ese turno. Todo muy especulación de mercados. Tras esto el Token de Constructor Maestro se pasa al siguiente jugador y este será el que reponga el mercado a su elección. En realidad estas son las reglas de un turno simplificadas. Nos dejamos lo importante:

¿Qué hace un jugador al comprar una habitación? (si no ha pasado este turno)

Lo primero que hace es asegurarse de que todo encaja en su sitio, tus dotes de Tetris se verán en este momento, intentando compactar y colocar las habitaciones en el lugar correcto y del modo mas viable. Las reglas de colocación son sencillas. Necesitas conectar la habitación que coloques en una puerta que ya tengas en el castillo. Las habitaciones tienen que ser colocadas en angulos de 90º, las circulares son las que mas se ven involucradas aquí. Para colocar salas subterraneas necesitas que esta esté conectada a una escalera o a otra habitación subterranea. Y alguna otra regla, pero en resumen esas son. Una vez colocada revisará esa habitación y las adyacentes (o cualquiera que se vea afectada por ese tipo de habitación y moverá su token de puntuación en función de esto. En este mismo momento se revisará que alguna de las habitaciones haya sido completada, para completar una habitación, esta tiene que tener todas sus puertas conectadas a otra habitación (no a un muro) y entonces realizará una acción dependiendo del tipo de habitación que cierre. Habrá una puntuación especial también a quien consiga terminar un tipo de habitación cualquiera (su pila).

¿Cuando acaba la partida?

Pues si, con estas simples pautas se puede jugar a este juego (hay mas reglas pero no las voy a desglosar por que no soy un manual). La partida acabará en cuanto las cartas de habitación acaben (ese turno se repone, no es foto finish), de estas cartas se pone un número limitado dependiendo del número de jugadores. Y una vez acabado se procede al recuento final. Se miran las cartas de puntuación ocultas de mano (de estas se reparten al principio 3 de las que te quedas 2 y se pueden también ganar a lo largo de la partida cerrando ciertas habitaciones) y se cuentan. Y por último los favores del rey, que dependiendo de la posición en la que te quedes, tendrás un número de puntos u otros, de 8 para el primero a 2 para el último.

Y fin

Componentes:

El señor Ludwig

 Como ya se vio en titulos anteriores de Ted (amigo mío de toda la vida) el cartón predomina, pero no es lo único esta vez junto con un par de tokens maderísticos. Esta vez nos trae…redoble…¡CARTAS!. Aunque son pocas y de tamaño pequeño, son imprescindibles para el nuevo sistema de juego. Por tanto y para concretar tenemos, mucha “habitación” en diferentes formas (ya no todo son hexágonos como en el Suburbia) cada forma representada con un número, tenemos también varios tableros para indicar, tanto la zona de compra como los favores del rey y la puntuación, mas cartón en forma de pasillos y escaleras, 5 contadores, uno de ellos del Maestro Constructor y unas cien cartas.
Con estos componentes de buena calidad a los que sumamos un simple libreto de reglas (o tríptico mas bien) le sumamos una robusta caja.

Puntuación: pese a que no son unos componentes novedosos y llamativos o creativos, Bezier nos traen un juego digno en cuanto a Calidad.
7/10

Sistema de Juego:

Bonita Choza

Con un regusto a Suburbia nos deja el sistema, pero incluso siguendo la misma linea de este, en este nuevo título nos encontramos que con dos simples reglas consigue un juego bastante mas diferente. Ya no podremos mirar el mercado inmobiliario de la misma manera y cada vez que nos toque la ficha de jugador inicial, nos convertiremos en un especulador inmobiliario con nuestros compañeros. Las reglas son sencillas y concisas, sin apenas llevarnos a dudas a la hora de jugar, y solo cometimos algún ligero error por ser unos torpes al leer las reglas, nada destacable. Parece que hay una ligera descompensación con el jugador inicial pero tras un rato jugando se ve que no es importante y que no se paraliza el juego y no te lleva a caer en picado, si caes en picado es por otros motivos, como ver a largo plazo o no fijarse en los objetivos de fin de partida, que como en Suburbia, pueden hacerte remontar y ganar la partida. Un sistema traido de otro juego pero reinventado, como todo el juego.

Puntuación:
9/10

Estética:

El juego es plano en este aspecto, muy simple y efectista, nada de grandes ilustraciones, excepto la de la portada y caja del juego. Un diseño a mi parecer muy limpio pero sin dejar de ser temático (basado en los detalles, como que el contador de puntos es en realidad una escalera de piedra si se mira bien). Los detalles en las habitaciones hacen pensar que hay mas diseño y curro detrás de algo tan plano como un suelo y unas paredes, ciertos detalles son como los que encontramos por ejemplo en el Saboteur entre los tuneles. En resumen que de primeras deja frio el diseño, pero al jugar te das cuenta de multitud de detalles.

Puntuación:
8/10

Jugabilidad:

Un juego simple y facil de entender, sin mucha complicación de reglas pero lejos de la jugabilidad del anterior título de Ted.

Puntuación:
8/10

Resumen y nota final:

Las comparaciones son odiosas, pero Ted, se parece demasiado a Suburbia. Un buen juego en cualquier caso. Seguro que nos sorprende con una expansión con nuevos retos… o no.

PUNTUACIÓN GLOBAL: 
9/10

Como jugar en formato VHS o Beta:

Dijclaimer:
Esta valoración es personal e intransferible, no nos hacemos responsables de que luego no te guste el juego


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *