Visitando la armería (parte 20)

Nos vamos ya acercando a las últimas entregas, por el momento, de esta sección de BcP Juegos. Pero no te preocupes, que siempre te quedará visitar nuestra Tienda y hacerte con esas jugosas réplicas de BrickArms tan apetecibles.

Si hay tres armas icónicas en el mundo moderno, son sin lugar a dudas las representantes del poderío israelí, ruso y americano. Hasta el momento, solo hemos mencionado las dos primeras, UZI y AK-47, así que es hora de hacer justicia y presentar a una de las “pacificadoras” por excelencia, la M-16.

M16_Black_S

Nacido como AR-15 de la mano de la compañía ArmaLite allá por 1958, este aparato recibió la denominación M-16 cuando el ejército estadounidense compró sus derechos de uso para utilizarlo como fusil semiautomático estándar de infantería y sustituir a un M-14 que empezaba a estar envejecido.

Aunque entró en servicio en 1961, no sería hasta 1963 cuando se empezó a utilizar  a gran escala, durante la Guerra de Vietnam. Sin embargo, su expansión generó mucha controversia en el seno de las fuerzas armadas americanas, pues los primeros modelos resultaron bastante poco eficientes comparados con el omnipotente AK-47:  el barro dañaba con facilidad los mecanismos de disparo, la humedad lo destrozaba en poco tiempo y el apagallamas tendía a engancharse en las zonas selváticas.

Todos estos problemas obligaron a replantear el diseño original, que acabó siendo modificado hasta convertirlo en el impresionante objeto que es hoy en día. Con un alcance efectivo de 450 metros, esta herramienta de destrucción es bastante precisa y fiable, así como ligera y fácilmente transportable gracias a su peso aproximado de 4 kilos (dependiendo de la mezcla de acero, aluminio y plástico usada) y su longitud de 1 metro.

M16_Gallery_2

Su cadencia de tiro se sitúa entre los 800 y 900 proyectiles por minuto, lo que le permite vaciar el cargador (con capacidad para 20 o 30 balas) a una velocidad espectacular. Razón por la que no cuenta con un modo de fuego completamente automático, que se sustituyó por uno burst, de ráfagas de tres disparos.

El calibre más típico es 5,56 x 45 OTAN, aunque modificando la parte superior del fusil se puede adecuar para otros tipos de munición más potentes, lo que le permite tener una gran versatilidad.

Y claro, esa capacidad de ser modificado convierte al M-16 en un instrumento con una capacidad de adaptación nada desdeñable. Su habitual mira óptica (que es a su vez una abrazadera para transportar el arma) puede ser sustituida por una mira telescópica y bajo el cañón pueden incorporarse todo tipo de elementos auxiliares, siendo el más habitual el lanzagranadas, seguido por la escopeta (modelo M-16 AGL).

M16-AGL_Black_S

De hecho, y más allá del teatro bélico, esta configuración es una de las preferidas del cine, donde se puede ver en multitud de películas (sin ir más lejos y sin alejarse de la Guerra de Vietnam, Rambo).  Al ser una creación estadounidense, el séptimo arte suele representar este arma en manos de los defensores de la justicia, la paz y la democracia, convenientemente enfrentada a un AK-47 y un UZI que son pasto de terroristas, pandilleros y demás desechos de la sociedad.

Irónico, dado la facilidad con la que se puede comprar y la gran cantidad de países con dudas sobre sus libertades que poseen esta arma…


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *